skip to content

Tratamiento Integrado Del Dolor

Blogs

Guía del dolor neuropático: Causas, tratamiento y síntomas

¿Ha sentido alguna vez un dolor agudo y eléctrico en la parte posterior de la pierna o la cadera que se irradia hasta el pie? 

Si es así, es probable que haya padecido ciática, una dolencia desagradable y a veces insoportable. 

En esta guía te ofrecemos información detallada sobre las causas, las opciones de tratamiento y los síntomas de la ciática. Sigue leyendo para conocer todos los detalles...

Dolor neuropático

¿Qué causa el dolor neuropático?

 

Enfermedad

La enfermedad puede causar dolor neuropático. 

Este tipo de dolor suele sentirse en las piernas y también puede presentar otros síntomas. 

Por ejemplo, puede provocar ardor, hormigueo, entumecimiento y dolores punzantes o punzantes.

Lesiones:

Una lesión de las vías nerviosas del cerebro o la médula espinal también puede causar dolor neuropático. 

Este tipo de lesión puede deberse a un accidente o a una enfermedad como la esclerosis múltiple o la diabetes.

Infección

Diversas infecciones, como virus, bacterias, hongos y parásitos, pueden causar dolor neuropático. 

Las infecciones víricas, como el herpes zóster o el herpes zóster, pueden provocar fuertes ardores y punzadas. 

Dolores en la zona afectada. Las infecciones bacterianas, como la enfermedad de Lyme y la leptospirosis, pueden causar dolor neuropático debido a lesiones nerviosas.

Pérdida de extremidades

La pérdida de extremidades es una causa frecuente de dolor neuropático, que puede describirse como un tipo de dolor derivado de una lesión o disfunción nerviosa. 

Puede tratarse de daños en la médula espinal y los nervios periféricos causados por lesiones traumáticas, como un accidente o una intervención quirúrgica, o enfermedades como la diabetes, la esclerosis múltiple o el VIH/sida,

Otras causas

Otras causas de dolor neuropático pueden ser afecciones genéticas como la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth, un trastorno hereditario que afecta a los nervios periféricos, y enfermedades vasculares como la enfermedad de Buerger, una afección en la que las arterias se obstruyen debido a la inflamación o el estrechamiento de las paredes de los vasos. 

El dolor neuropático también puede ser consecuencia de la quimioterapia, la radioterapia y determinados medicamentos.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del dolor neuropático pueden incluir sensación de quemazón, hormigueo, entumecimiento, sensibilidad extrema, dolores punzantes o punzantes y entumecimiento o debilidad en la zona afectada. 

Las personas con dolor neuropático también pueden experimentar hipersensibilidad al tacto o a las bajas temperaturas.

¿Cómo se trata?

 

Analgésicos de venta libre

Dolor neuropático

Los analgésicos de venta libre pueden adquirirse sin receta y se utilizan para ayudar a reducir los síntomas del dolor neuropático. 

Estos medicamentos bloquean el envío de señales de dolor al cerebro, lo que ayuda a reducir las sensaciones de quemazón, hormigueo, entumecimiento, dolores punzantes o punzantes e hipersensibilidad. 

Entre los analgésicos de venta libre más comunes se encuentran el ibuprofeno, el paracetamol y el naproxeno.

Medicamentos con receta

Para el dolor neuropático más intenso suelen recetarse medicamentos. 

Entre ellos se encuentran los antidepresivos tricíclicos (ATC), como la amitriptilina o la nortriptilina, los inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN), como la duloxetina o la venlafaxina, y los anticonvulsivantes, como la gabapentina o la pregabalina. 

Estos medicamentos actúan sobre las sustancias químicas del cerebro que envían señales de dolor, ayudando a reducir los síntomas del dolor neuropático.

Fármacos antidepresivos

Los antidepresivos son medicamentos que pueden ayudar a tratar el dolor neuropático, un tipo de dolor crónico causado por daños o enfermedades en las células nerviosas del organismo. 

Estos fármacos bloquean la recaptación de serotonina y norepinefrina, dos hormonas que regulan el estado de ánimo y las emociones. 

También pueden actuar sobre otras sustancias del cerebro que controlan el dolor y reducir los síntomas del dolor neuropático. 

Los antidepresivos prescritos habitualmente para tratar el dolor neuropático en las piernas son los antidepresivos tricíclicos (ATC), los inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN) y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). 

La prescripción de medicamentos se basa siempre en las necesidades individuales del paciente, por lo que es importante hablar con el médico sobre la mejor opción.

Anticonvulsivos

Los anticonvulsivantes son una clase de medicamentos utilizados para tratar las convulsiones, pero también pueden ser útiles para controlar el dolor neuropático. 

La neuropatía es un trastorno de los nervios periféricos que causa dolor crónico y a veces intenso. 

Los anticonvulsivantes actúan bloqueando determinadas señales químicas del cerebro asociadas al envío de señales de dolor. 

Pueden ser eficaces para tratar los síntomas de la neuropatía, como el dolor en las piernas. 

Entre los anticonvulsivantes más utilizados para tratar el dolor neuropático se encuentran la lamotrigina, la pregabalina y la carbamazepina.

Antes de iniciar el tratamiento, es importante hablar con un médico sobre los posibles efectos secundarios de los medicamentos anticonvulsivantes.

Bloqueos nerviosos

Los bloqueos nerviosos son una forma de intervención que puede ayudar a tratar el dolor neuropático, un tipo de dolor crónico y a menudo debilitante asociado a lesiones nerviosas. 

El bloqueo nervioso consiste en inyectar anestésicos o antiinflamatorios directamente en la zona afectada. 

Las inyecciones se colocan en haces o vías nerviosas específicas conectadas a la zona del cuerpo donde se localiza el dolor. 

Esto bloquea la transmisión de señales de dolor desde estos nervios y puede proporcionar alivio durante varias semanas o meses, dependiendo de la gravedad del caso. 

Los bloqueos nerviosos suelen combinarse con otros tratamientos, como fisioterapia y medicación, para ayudar a controlar el dolor neuropático en las piernas y otras zonas afectadas por lesiones nerviosas.

Dispositivo implantable

Los dispositivos implantables son herramientas especiales que los médicos pueden utilizar para aliviar el dolor neuropático, por ejemplo en las piernas. Pueden ayudar a reducir síntomas como el ardor o el hormigueo. 

Los dispositivos implantables se colocan en el cuerpo, normalmente cerca de los nervios que transmiten las señales de dolor. 

El dispositivo envía impulsos eléctricos o medicación a los nervios para bloquear el paso de las señales de dolor. 

Esto puede ayudar a reducir el dolor neuropático y proporcionarle alivio. 

El implante puede tener un cable que sale de la piel para que el médico pueda ajustarlo a distancia. 

Aunque los dispositivos implantables pueden ser una gran opción para algunas personas, conllevan riesgos y sólo deben utilizarse después de que otros tratamientos no hayan conseguido aliviar la dolencia. 

Hable con su médico sobre los riesgos y beneficios de utilizar un dispositivo implantable.

Tratamiento del dolor nervioso en casa

Los tratamientos del dolor neuropático basados en el estilo de vida pueden incluir diversos métodos que ayudan a reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida general de quienes padecen esta afección. 

Estos tratamientos suelen incluir cambios en la dieta, fisioterapia y terapia ocupacional, técnicas de relajación y otras modificaciones del estilo de vida. 

Los cambios en la dieta pueden incluir evitar los alimentos que aumentan la inflamación, como los alimentos procesados, los azúcares refinados y las carnes grasas. 

Comer más alimentos ricos en fibra, como frutas y verduras, puede reducir la inflamación. 

El ejercicio también puede ayudar a reducir los síntomas del dolor neuropático fortaleciendo los músculos y mejorando la flexibilidad. 

Las terapias físicas también pueden ayudar a aliviar las molestias asociadas al dolor neuropático en las piernas mediante ejercicios específicos centrados en zonas concretas del cuerpo. 

Pueden prescribirse terapias ocupacionales para ayudar en las actividades de la vida diaria y pueden aliviar la fatiga asociada al dolor neuropático. 

Las técnicas de relajación, como el yoga, el tai chi y la meditación, también pueden ayudar a aliviar la ansiedad y el estrés asociados a esta enfermedad. 

Por último, pueden recomendarse modificaciones del estilo de vida, como mejorar los hábitos de sueño y evitar el alcohol o las drogas, para reducir los síntomas del dolor neuropático. 

¿Cómo se puede controlar este dolor?

Terapia multimodal

La terapia multimodal es un enfoque del tratamiento del dolor neuropático que combina distintos tratamientos y medicamentos. 

Suele incluir una combinación de intervenciones farmacológicas, físicas, psicológicas y de otro tipo. 

Entre los medicamentos más utilizados en la terapia multimodal se encuentran los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), los antidepresivos tricíclicos, los anticonvulsivos y los analgésicos opiáceos. 

Además, puede recomendarse fisioterapia para ayudar a reducir el dolor y mejorar la fuerza y la amplitud de movimiento de la zona afectada, así como técnicas de relajación para reducir el estrés.

Prevención del dolor neuropático

La prevención del dolor neuropático consiste en evitar las actividades o afecciones que provocan daños en los nervios, como la diabetes, las infecciones de heridas y las deficiencias vitamínicas. 

Mantenerse activo y seguir una dieta sana puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar dolor nervioso. 

El descanso adecuado, las técnicas de control del estrés y el ejercicio regular son factores importantes para prevenir el dolor neuropático.

Guía de preguntas frecuentes sobre el dolor neuropático

¿Cómo se siente el dolor neuropático?

El dolor neuropático puede ser ardiente, punzante, punzante, agudo o punzante. 

Suele sentirse a lo largo de las vías nerviosas del cuerpo y puede ser constante o intermitente. 

También se sabe que el dolor neuropático provoca entumecimiento, sensibilidad al tacto o a los cambios de temperatura y sensibilidad extrema a determinados movimientos.

Muchas personas describen la neuropatía como pinchazos en las manos o los pies que no desaparecen. 

Además, la debilidad muscular puede deberse a la dificultad para controlar el movimiento en las zonas del cuerpo afectadas. 

Otros síntomas son la rigidez articular y las contracciones de los músculos cercanos a los nervios afectados.

¿Cuál es un ejemplo de dolor neuropático?

Un ejemplo de dolor neuropático es el síndrome de dolor regional complejo (SDRC), una enfermedad crónica que afecta a los nervios de una determinada zona del cuerpo. 

Suele producirse en un brazo o una pierna tras una lesión, intervención quirúrgica, ictus u otra afección médica. 

Los síntomas pueden incluir ardor y dolores punzantes, hinchazón y cambios en el color y la textura de la piel.

¿Cómo se trata el dolor neuropático?

El dolor de la neuropatía puede tratarse con varios métodos, dependiendo de la gravedad y la causa. 

Los tratamientos habituales incluyen medicamentos de venta libre o con receta, como antiinflamatorios no esteroideos (AINE) u opiáceos para reducir la inflamación y el dolor, antidepresivos para tratar el daño nervioso causado por lesiones, anticonvulsivos para la irritación nerviosa y la sensación de quemazón, bloqueos nerviosos para detener temporalmente la transmisión de señales de dolor desde las zonas afectadas del cuerpo, dispositivos implantables que utilizan estimulación eléctrica para reducir los síntomas, modificaciones del estilo de vida como fisioterapia o acupuntura para el alivio a largo plazo de los síntomas del dolor neuropático.

¿Cuál es la causa del dolor neuropático?

El dolor neuropático puede estar causado por varias afecciones, entre ellas enfermedades como la diabetes, el VIH/SIDA y ciertas enfermedades autoinmunes. 

También puede deberse a un traumatismo físico del sistema nervioso, como una lesión de la médula espinal o un derrame cerebral.

¿Qué es la neuropatía periférica y su papel en la salud?

La neuropatía periférica se produce cuando los nervios que transportan mensajes desde y hacia el cerebro, la médula espinal y el resto del cuerpo están dañados o enfermos. 

Esto suele provocar diversos problemas de salud, uno de los más comunes es el dolor neuropático.

¿Qué es el dolor neuropático crónico?

El dolor neuropático crónico es un dolor persistente que suele ser consecuencia de una lesión nerviosa o de un mal funcionamiento del sistema nervioso. 

Las características pueden ser diferentes de las de otros tipos de dolor, incluyendo sensaciones descritas como punzante, quemante o punzante.

¿Puede describir la experiencia del dolor neuropático?

Las personas que experimentan dolor neuropático lo describen como un dolor ardiente o punzante, a menudo combinado con hormigueo y entumecimiento. 

El dolor suele ser crónico y puede ser intenso o constante, intermitente o provocado por un estímulo normalmente no doloroso, como un ligero roce.

¿En qué se diferencia el dolor crónico del dolor neuropático?

Aunque ambos son tipos de dolor persistente, el dolor crónico no siempre se debe a lesiones nerviosas y puede surgir de una lesión, una infección o una enfermedad continua. 

Por otro lado, el dolor neuropático se debe específicamente a un daño o disfunción del sistema nervioso. 

Es importante entender la diferencia, ya que las estrategias de gestión y tratamiento de cada tipo pueden diferir.

¿Cómo se calma el dolor neuropático?

Calmar el dolor neuropático suele implicar un enfoque polifacético. 

Medicamentos como los anticonvulsivos y los antidepresivos pueden ayudar a aliviar el dolor. 

Los ejercicios de fisioterapia pueden mejorar la movilidad y la fuerza, mientras que la terapia cognitivo-conductual puede ayudar a los pacientes a afrontar el impacto mental del dolor crónico. 

Además, los cambios en el estilo de vida, como mantener una dieta sana, hacer ejercicio con regularidad y una buena higiene del sueño, también pueden ayudar a controlar el dolor neuropático.

¿Cuáles son los cuatro tipos comunes de dolor neuropático?

Existen varios tipos de dolor neuropático, siendo cuatro los más comunes:

  • > Neuropatía periférica: Suele estar causada por daños en los nervios periféricos, a menudo en las manos y los pies. La diabetes es una causa frecuente.

  • > Neuralgia del trigémino: Enfermedad dolorosa crónica que afecta al nervio trigémino facial.

  • > Neuralgia postherpética: Trastorno de dolor persistente causado por el virus varicela-zóster, que también provoca el herpes zóster.

  • > El dolor fantasma de las extremidades se produce tras la amputación de una extremidad, y la persona experimenta dolor en la extremidad que ya no está ahí.

¿Cuáles son las 4 características del dolor neuropático?

El dolor neuropático presenta varias características distintivas, como:

  • > Hiperalgesia: Aumento de la respuesta a los estímulos dolorosos.

  • > Alodinia: Dolor debido a un estímulo que no suele provocar dolor, como el tacto leve o los cambios de temperatura.

  • > Dolor crónico: el dolor neuropático suele ser persistente y durar 3 meses o más.

  • > Síntomas de dolor neuropático: Pueden incluir dolor punzante, ardiente o punzante, hormigueo o entumecimiento y sensibilidad extrema al tacto.

Conclusión

Teniendo en cuenta los efectos devastadores y duraderos de la ciática, es esencial acudir al médico si sospecha que puede padecer esta afección. 

Aunque las causas subyacentes y los tratamientos de la ciática aún no se conocen del todo, existen remedios caseros y técnicas médicas para aliviar el dolor del nervio ciático. 

Así que no pierdas ni un minuto más revolcándote en el dolor: ¡hazte una revisión! 

Reserve hoy mismo una consulta con su especialista local en tratamiento integral del dolor; ellos podrán evaluar sus síntomas y sugerirle tratamientos a medida. 

No sigas sufriendo en silencio: ¡concierta ya una cita!

es_MX