Placeholder canvas

Tratamiento Integrado Del Dolor

Blogs

Diabetes y daño nervioso: Síntomas, causas y tratamientos

La mayoría de los pacientes con diabetes desarrollan rutinas que les ayudan a cuidar sus síntomas y a mantener controlados sus niveles de azúcar en sangre. Puede que esté acostumbrado a llevar siempre consigo un pequeño tentempié, para asegurarse de que sus niveles de azúcar en sangre van bien.

Cuando viaja, suele llevar bolígrafos de insulina, tiras reactivas y comprimidos de glucosa. Todo esto está muy bien, pero ¿qué ocurre si además de diabetes padeces neuropatía? Es bastante común, por lo que comprender la neuropatía es muy importante para conseguir una mejor calidad de vida. Lea esta guía para saber más sobre la neuropatía diabética y lo que puede hacer para vivir mejor con esta enfermedad.

¿Qué es la neuropatía diabética? 

La neuropatía en las personas diabéticas se produce cuando el organismo se ve afectado por un nivel elevado de azúcar en sangre a largo plazo, lo que provoca síntomas dolorosos, como en las manos y los pies. Sin embargo, la neuropatía en los diabéticos depende del tipo de neuropatía que se tenga, lo que complica un poco la situación, además de que los síntomas pueden variar de un paciente a otro. 

Los pacientes pueden experimentar síntomas como: 

> Calambres en las piernas

> Dolor punzante en brazos y piernas

> Entumecimiento

> Pérdida de sensibilidad en manos y pies 

> Dolor en muslos, nalgas, caderas o piernas

> Debilidad en los miembros inferiores

Tipos de neuropatía diabética

Neuropatía autonómica: Los nervios del sistema nervioso autónomo son responsables del control de las funciones corporales involuntarias. Esto incluye la regulación de una variedad de procesos como la respiración, el ritmo cardíaco, la digestión, las funciones sexuales y la presión arterial. Cuando estos nervios se dañan, interfieren en la comunicación entre estos órganos y el cerebro, lo que provoca disfunciones. 

Neuropatía focal: La neuropatía focal suele afectar a un solo nervio. Afecta principalmente a la mano, la cabeza, el torso o la pierna, pero no es tan frecuente como la neuropatía periférica o autonómica. Puede o no haber dolor, seguido de pérdida de sensibilidad, fuerza y función general, dependiendo del tipo. Estos tipos de neuropatías suelen deberse a lesiones, compresión, envejecimiento, trastornos inflamatorios u otras enfermedades sistémicas.

Neuropatía periférica: Muchos pacientes con neuropatía diabética sufren este tipo de daño nervioso. La neuropatía periférica afecta a las extremidades del cuerpo. El riesgo de esta forma de neuropatía en los diabéticos tiene que ver con el entumecimiento y la pérdida de sensibilidad en manos y pies, dolores punzantes, calambres en las piernas, deformidades en los pies, pérdida de equilibrio y sensibilidad a las temperaturas frías y calientes. 

Neuropatía proximal: La neuropatía proximal, que se da tanto en pacientes diabéticos de tipo uno como de tipo dos, está directamente relacionada con el aumento de los niveles de azúcar en sangre a lo largo del tiempo. Los pacientes se ven afectados en las nalgas, caderas, piernas y muslos, e incluyen síntomas típicos como debilidad en las extremidades inferiores, dolor y dificultad para ponerse de pie sin ayuda. 

Dependiendo de la naturaleza de su neuropatía diabética, puede enfrentarse a un conjunto específico de síntomas junto con el control regular de la diabetes. 

Causas

La mayoría de los expertos no están seguros de la correlación exacta entre diabetes y neuropatía. La causa más probable es que, con el tiempo, si no se controla el alto nivel de azúcar en sangre, interfiere en la capacidad del organismo para enviar señales, lo que provoca daños en los nervios. Otros factores que contribuyen a la neuropatía diabética son el IMC elevado, los triglicéridos altos, la hipertensión, el colesterol alto y el tabaquismo. 

Tratamientos de la neuropatía diabética

1. Consulte a un profesional. Aquí en Manejo Integrado del Dolor, Nos enfocamos en una atención de calidad para nuestros pacientes. Cuando atendemos a un paciente nuevo, realizamos un examen minucioso, probamos un diagnóstico y analizamos las opciones de tratamiento. Nuestros expertos diseñan un programa de bienestar que se adapta a sus necesidades individuales. Para la neuropatía diabética, esto puede significar monitorear y controlar estrictamente su diabetes, medicamentos específicos para ayudar a mitigar los síntomas relacionados con el dolor o un plan terapéutico. Ponemos a nuestros pacientes en primer lugar y estamos dispuestos a trabajar con usted y su estilo de vida para brindarle el mejor plan de tratamiento posible. 

2. Mantenga un nivel adecuado de azúcar en sangre. Su dieta tiene un impacto directo en los altibajos de la insulina en el cuerpo. Mantenga una dieta baja en grasas, sal y azúcar y alta en fibra comiendo frijoles, frutas, verduras y cereales integrales. Consuma comidas más pequeñas a lo largo del día en lugar de seguir con las tradicionales 3 comidas más grandes, de esa manera ayudará a sus niveles de azúcar. Evite el alcohol y el tabaco, ya que son actividades que añaden riesgos innecesarios para la salud del organismo. Pruebe sus niveles de azúcar en la sangre diariamente para estar al tanto de cómo controlar y regular con precisión sus niveles de azúcar. A menudo también se recomienda controlar los niveles de presión arterial. El ejercicio diario también es un componente clave en el control de la diabetes. 

3. Mantener el cuidado de los pies. Los síntomas de la neuropatía diabética a menudo afectan las piernas y los pies, lo que dificulta la movilidad y aumenta las posibilidades de sufrir lesiones, hematomas y dolor en los pies. Para minimizar cualquier síntoma que pueda desarrollarse como resultado de no mantener los pies, cree un régimen específico para el cuidado de los pies. Estabilizar las piernas con un andador o un bastón le ayuda a evitar caídas, aplastarse los dedos de los pies y mucho más. Aplicar una bolsa de hielo en las zonas afectadas durante 10 minutos dos veces al día por la mañana y por la noche ayudará a calmar y aliviar cualquier síntoma doloroso. Tómate el tiempo para remojar tus pies regularmente en sal de Epsom y agua tibia. Las sales de Epsom depositan minerales y compuestos como magnesio y sulfato en el agua que benefician los dolores musculares, el dolor y los trastornos de la piel y disminuyen la inflamación. También se cree que tiene propiedades antifúngicas y antimicrobianas. Considere también varias terapias holísticas, como la reflexología, el tai chi o el reiki, para reducir el dolor. 

Póngase en contacto con Integrated Pain Management hoy mismo

Los pacientes diabéticos ya tienen dificultades para controlar esta enfermedad. El estrés añadido de la neuropatía puede dificultar aún más el control de los síntomas y el seguimiento de un plan de tratamiento. Estamos aquí para ayudarle. Tomar el control de su neuropatía diabética es el primer paso para encontrar alivio. Póngase en contacto con nuestros profesionales en Integrated Pain Management haciendo una cita hoy y le pondremos en el camino hacia una mejor calidad de vida. 

es_MX