skip to content

Tratamiento Integrado Del Dolor

Blogs

Guía completa de la neuropatía inducida por la quimioterapia: Comprender, controlar y curar

Vivir con una neuropatía inducida por la quimioterapia puede ser difícil.

Sufres dolores constantes y a menudo te ves incapaz de hacer las cosas que más te gustaban, como hacer deporte o pasar tiempo con tus amigos.

Suponga que siente que no hay nada que pueda ayudarle. En ese caso, es hora de ser realista: ¡comprender y controlar esta afección te hará la vida mucho más fácil!

Chemotherapy-induced peripheral neuropathy

That’s why we’ve put together this guide on Chemotherapy Induced Neuropathy – so read on if you’re ready to take back your life from neuropathic pain!

¿Qué es la neuropatía periférica inducida por la quimioterapia?

La neuropatía periférica inducida por la quimioterapia (NPIQ) es una afección causada por determinados tratamientos contra el cáncer que dañan los nervios periféricos, incluida la quimioterapia.

Este daño puede causar dolor, entumecimiento, hormigueo y otros problemas sensoriales en los dedos de manos y pies; también puede afectar a los músculos y órganos.

Tipos de fármacos quimioterápicos comúnmente asociados a la neuropatía.

Se sabe que los fármacos quimioterapéuticos causan neuropatía periférica debido a daños en los nervios periféricos.

Algunos de los fármacos de quimioterapia más comunes que pueden causar NPIQ son la vincristina, el paclitaxel y el cisplatino.

Otros agentes quimioterápicos de uso común, como la doxorrubicina, el etopósido, el 5-FU y el oxaliplatino, también pueden causar neuropatía periférica.

Síntomas de la neuropatía periférica inducida por la quimioterapia

Los síntomas más frecuentes de la NPIQ son dolor, entumecimiento, hormigueo, debilidad o calambres en manos y pies.

Otros síntomas pueden ser dificultad para caminar o mantener el equilibrio, pérdida de coordinación, sensibilidad al frío o al calor y dificultad para la motricidad fina, como escribir o abrocharse una camisa. En algunos casos, la NPIQ también puede provocar cambios en la visión, el oído o el gusto.

Es importante que consulte a su médico si experimenta alguno de estos síntomas durante el tratamiento de quimioterapia.

¿Cómo afecta la quimioterapia al sistema nervioso?

Los fármacos quimioterápicos pueden dañar los nervios periféricos y provocar NPIQ.

Esto se debe a que los fármacos quimioterapéuticos inhiben el crecimiento de las células que se dividen rápidamente, lo que repercute en el ciclo celular y afecta tanto a las células normales como a las cancerosas.

En este caso, los nervios periféricos son especialmente sensibles a este tipo de daños porque tienen un alto índice de mitosis.

Tipos de CIN

La NPIQ puede causar neuropatía sensorial, motora y autonómica.

La neuropatía sensorial es la forma más común de NPCQ y provoca dolor, entumecimiento u hormigueo en la zona afectada. La neuropatía motora causa debilidad o dificultad de movimiento debido a daños en los nervios que controlan los músculos.

La neuropatía autonómica afecta al sistema nervioso involuntario y puede provocar cambios en la tensión arterial, la frecuencia cardiaca y la digestión.

Diagnóstico de CIN

Su médico diagnosticará la NPIQ basándose en sus síntomas y su historial médico.

También pueden realizar una exploración física para detectar signos de lesiones nerviosas, como reducción de los reflejos o atrofia muscular.

Además, pueden solicitar pruebas como un electromiograma (EMG) o una prueba de velocidad de conducción nerviosa (VCN) para evaluar la salud de los nervios.

Tratamiento de la NIC

Existen varios tratamientos para la NPCQ, como analgésicos, suplementos vitamínicos y fisioterapia.

If your CIPN is severe, your physician may suggest other options, such as electrical stimulation or stem cell therapy, to help manage your symptoms.

Además, ciertas modificaciones en el estilo de vida pueden marcar una gran diferencia en el control de los síntomas, como evitar las temperaturas extremas y hacer ejercicio con regularidad.

Es importante que hable con su médico sobre las opciones de tratamiento antes de decidir cómo va a tratar su NPCQ.

Su médico puede ayudarle a encontrar el mejor tratamiento.

¿Cómo se diagnostica la NPIQ?

La neuropatía periférica inducida por la quimioterapia (NPIQ) suele diagnosticarse basándose en la historia clínica y la exploración física del paciente.

El médico le preguntará sobre los posibles síntomas y le hará un examen físico completo. Durante esta exploración, el médico puede evaluar los reflejos, la fuerza muscular, la coordinación, la capacidad para percibir sensaciones en distintas zonas del cuerpo y otros signos de lesiones nerviosas.

Otras pruebas pueden incluir radiografías, una resonancia magnética o un análisis de sangre para medir determinadas proteínas en el torrente sanguíneo que pueden estar asociadas a la NPCQ.

Una vez hecho el diagnóstico, es importante tomar medidas para controlar la enfermedad. El tratamiento de la NPCQ suele incluir medicamentos, cambios en el estilo de vida y otras terapias. Algunos medicamentos utilizados para tratar la NPCQ son antidepresivos, anticonvulsivos, opioides y antiinflamatorios.

Los cambios en el estilo de vida pueden incluir

> ejercicio regular,

> un plan de dieta saludable,

> reducir los niveles de estrés,

> evitar el alcohol o las drogas que puedan empeorar los síntomas de la neuropatía, y

> utilizar dispositivos de asistencia como bastones o andadores.

Otras terapias, como la fisioterapia y la terapia ocupacional, también pueden ayudar a controlar los síntomas.

Si le han diagnosticado NPCQ, es importante que hable con su médico sobre el mejor plan de tratamiento para usted.

¿Cómo se trata o gestiona la NPIQ?

La neuropatía periférica inducida por la quimioterapia (NPIQ) suele tratarse con medicamentos, cambios en el estilo de vida y terapias.

Los medicamentos utilizados para tratar la NPCQ incluyen antidepresivos, anticonvulsivos, opioides, antiinflamatorios u otros fármacos que pueden ayudar a reducir el dolor y mejorar la función nerviosa.

es_MX